fe

Cuándo hay oscuridad en navidad

A mi la navidad me trae buenos y lindos recuerdos. Una cena en la casa de mi abuelito, emoción por los regalos, tiempo de himnos navideños. Al día siguiente los clásicos ruidos de juguetes nuevos, juegos con mis primos, más risas, bromas y tiempo en familia. Pero no para todas las personas la navidad representa eso. Para algunos la navidad está llena de melancolía. Las cenas les recuerdan que hay un puesto… Leer más »Cuándo hay oscuridad en navidad

La fe honesta

En una entrevista entre  Bono, (el vocalista de U2)  y Eugene Peterson (un connotado teólogo) el cantante me sorprendió con esta frase: Me encantaría que está conversación inspirara a esas personas que escriben hermosas voces, que escriben hermosas canciones gospel, a que escriban acerca de sus matrimonios fallidos, acerca de cuan enojados están contra el gobierno, porque eso es lo que Dios quiere de ti: La verdad. Pon la verdad y… Leer más »La fe honesta

Cómo enfrentar tus preocupaciones y ansiedades

Más de una vez  me sorprendo con preocupaciones por algo (o por más de una cosa). Muchas veces ni siquiera tengo identificado con tanta claridad que es ese “algo”, pero sin embargo, me lleva a un estado de no-paz, ansiedad, preocupación, mal dormir, etc… Hay otras veces en que sí tengo claridad de que es lo que me preocupa y hago un festín en mi mente de todas las cosas que… Leer más »Cómo enfrentar tus preocupaciones y ansiedades

10 ideas para refrescar tu vida de oración

refresh

¿Te ha pasado que caes fácilmente en una rutina de oración? ¿Tienes ganas de orar pero no sabes como hacerlo en tu día a día?
Aquí algunas ideas que te pueden ayudar a refrescar tu vida de oración. 

1. Ora de manera sencilla

Una de las cosas que más nos frustra en la oración es pensar que la oración debe ser sofisticada. La verdad es que la oración es uno de los lenguajes más profundos pero a la vez más sencillos que pueden existir. Mantén tu oración simple. No busques grandes palabras, conceptos o ideas. Tal vez van a existir otros momentos para esto. Pero si quieres refrescar tu vida de oración te invito a practicar la oración como si fuera una simple conversación con un buen amigo. Sencillamente cuéntale a Dios lo que hay en tu corazón, convérsale, háblale, así de simple. 

2. Usa un aplicación para llevar tus peticiones
La tecnología puede ser una muy buena herramienta para crecer en nuestra espiritualidad (si la usamos de buena manera) Algo que me ayuda a mi es llevar un listado de peticiones personales (o de otras personas) en una aplicación en mi celular. Hay varias que te puede servir como Trello, Wunderlist, Evernote, Onenote. Elige alguna que te permita categorizar tus listas y así poder hacerle un seguimiento. Muchas de esas aplicaciones te permiten agregar notas a cada componente de la lista. Esto te puede servir para anotar pensamientos, pasajes bíblicos o ideas que te vengan a la mente cuando estés orando por esa petición en particular.

3. Mezcla la oración con algo que te guste hacer

¿Te gusta correr, caminar, andar en bicicleta, caminar, escuchar música, cantar, tocar algún instrumento? Perfectamente puedes orar haciendo estas cosas que te gustan. Algunas personas piensan que sólo se puede orar en alguna posición en particular y en un lugar específico. Dios está en todas partes y de hecho ¡Está al lado tuyo cuando estás haciendo todas esas cosas! Puedes perfectamente integrar la oración con tus hobbies favoritos. Por ejemplo: si corres en cada vuelta puedes presentar una petición particular (trata de mejorar tu estado físico para orar más :), si cocinas tal vez mientras preparas un plato puedes ora por alguien en particular, si bordas dedica cada nuevo punto a una gratitud o situación en particular.

 

 4. Usa el diario

¿Cuál es el espíritu con el que lees ( o con el que quedas después de leer) el periódico? Es muy fácil sumergirse en las problemáticas sociales y olvidarse quien está en control de todo. En cada noticia puedes encontrar una razón por la cuál orar. Dios es el Dios también de la historia, de nuestros países y de nuestras realidades.

 

 5. Usa fotos

Si tienes fotos de tus seres queridos puedes usarlas para recordarte orar por cada uno de ellos. Puedes ponerlos en algún álbum en tu teléfono, computador, tablet o usar un álbum real de papel. También puedes pegar fotos de misioneros u otras personas en tu refrigerador. Puede ser una linda instancia de oración familiar orar una vez por semana por aquellos que están en las fotos de tu cocina.

 

 6. Busca un partner de oración

Si no eres muy bueno para mantener un ritmo de oración, tal vez puede ayudarte buscar a alguien que te acompañe en este desafío. Puede ser un amigo, amiga tu esposo, polola, etc. Algo de ayuda puede ser por ejemplo fijar alguna temática de oración diaria, semanal o mensual. Tener a alguien que te pregunte ayuda muchas veces a perseverar. 


7. Usa la música

A mi por lo menos me ayuda mucho tener música que me inspire a la oración. Hay veces en que simplemente las letras de las canciones se convierten en una guía para estar orando. Lo que yo hago es crear listas de canciones especiales para distintos “énfasis” de oración. Por ejemplo cuándo quiero orar por peticiones generalmente pongo música más suave, pero cuando la oración es más intensa lo acompaño de una música más rítmica o rockera. Sigue tu propio estilo.

 

 8. Ora mientras caminas

Esto es algo que me gusta mucho hacer. Orar mientras camino me ayuda a concentrarme mejor, estar más enfocado y además me ayuda a mantener mi estado físico. Puedes crear rutas de oración, orar por las personas de las casas por las cuales pasas, observar a la gente y orar o simplemente salir a conversar con Jesús. Te animo a intentarlo.

 

9. Da gracias

Algo que a veces se nos olvida es que la oración no se trata sólo de pedir. Dar gracias nos conecta con la perspectiva de Dios y nos ayuda a ir más allá de las circunstancias aparentes. Comienza dando gracias por lo bueno y lo malo. Dios está en control. Recordar esto refrescará tu vida y también tu práctica de oración.

 

10. Recuerda que Dios siempre te escucha

Por último recuerda esto: Dios escucha tus oraciones. La oración no es un monólogo, es el fruto de una relación. La Biblia dice que el siempre escucha nuestras oraciones y que quiere responderlas (1 Juan 5:14-15) . Afírmate de esto mientras oras. No siempre vas a tener el sentimiento o la sensación de que el te está escuchando, algunas veces sí, pero otras no. No te frustres. Lo que debe guiar tu vida no son tus emociones sino la convicción de saber que lo que Él nos ha dicho es cierto. Y la verdad es que Dios siempre está atento a lo que le decimos.

 

¿Cuáles son algunas otras formas que a ti te han ayudado a refrescar tu vida de oración? ¿Practicas ya algunas de las que he mencionado? 

 

Leer más »10 ideas para refrescar tu vida de oración