Previniendo el suicidio juvenil

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy en el diario «La tercera» salió publicado un artículo respecto a la importancia de poner atención a ciertos indicadores en los jóvenes que puedan estar mostrando la intención de quitarse la vida.

En una sociedad que corre tan rápido como la nuestra, y donde muchos viven abrumados por su realidad, podemos fácilmente pasar de largo señales que pueden ser luces amarillas a la hora de prevenir el suicidio.

El artículo entrega cifras tales como que «el suicidio es  la segunda causa de muerte en jóvenes entre 10 y 19 años» y que «Por cada joven que pone fin a su vida, hay otros 20 que lo han intentado y 50 que lo han pensado»

El ministerio de salud de nuestro país está sacando indicaciones para saber como abordar en estos casos en los colegios.

Sin embargo, me pregunto si en comunidades como las iglesias y familias cristianas estamos atentos y preparados para identificar síntomas de esta realidad. Creo que muchas veces tenemos paradigmas de pensamientos religiosos por los cuales podemos llegar a conclusiones tales como: «eso nunca nos va a pasar a nosotros», o «mi hijo/a está protegido contra esto» o «son cosas que le pasan a las personas o familias sin fe»… Sorry que te lo diga, pero mi experiencia como pastor me indica que esta mirada simplemente es una negación de la realidad y no un acto de fe.

Con la ayuda de Dios y el apoyo profesional es posible salir adelante, pero es necesario atreverse a enfrentar la problemática y no tratar de ocultarla.
A continuación dejo algunos extractos de este artículo que pueden aportar a la prevención.

Factores de riesgo:

Intento suicida previo

Casi un tercio de las personas que cometen suicidio habían tenido un intento previo. Y mientras más graves los intentos y la intención de ocultarlos, mayor es el riesgo.

Trastorno mental

Se estima que el 22,5% de los niños y adolescentes en Chile presenta algún trastorno mental, sea depresivo bipolar, esquizofrenia, consumo de alcohol y drogas o conductual. Estos son uno de los mayores factores de riesgo.

Conductas Autolesivas

Son actos intencionales de daño sobre el propio cuerpo, sin clara intención de acabar con la vida, que buscan aliviar el malestar psicológico de la persona. No es un trastorno, pero alerta un problema de salud mental.

Acoso escolar y ciberacoso

Según cifras del Mineduc, uno cada 10 estudiantes ha sufrido acoso escolar, y de ellos, casi un 25% sufre algún tipo de agresión a diario. Esas conductas aumentan la vulnerabilidad de los estudiantes.

Uso de alcohol y drogas

Estos elementos son usados por jóvenes como “automedicación” para aliviar dolores emocionales por situaciones conflictivas, impidiendo su adecuado afrontamiento, lo que afecta más su estado de ánimo.

Rendimiento y disciplina

Situaciones complejas como un bajo rendimiento o repitencia, sanciones disciplinarias como la suspensión o la expulsión, junto con el temor a la reacción de los padres actúan como precipitantes de la conducta suicida.

Señales directas o indirectas de alarma:

Buscar modos para terminar con la vida

Búsqueda de información en internet, intentar acceder a armas o pastillas y planear el suicidio, como el lugar o el medio.

Realizar actos de despedida

Se distinguen acciones como enviar cartas o mensajes por redes sociales, dejar regalos o hablar como si ya no fuera a estar presente.

Conductas autolesivas

Autoinfligirse cortes, quemaduras o rasguños en partes del cuerpo.

Describir deseos o situaciones complejas

Hablar sobre un deseo de morir, herirse o matarse. Describir sentimientos de desesperación o de no existir razones para vivir. Sensación de sentirse atrapado o sufrir un dolor que no puede soportar. Ser una carga para otros o el responsable de todo lo malo que sucede.

Advertencias indirectas

Alejamiento de la familia, amigos y redes sociales. Se aísla y deja de participar. Caída en rendimiento académico. Cambios de carácter, ánimo o conducta. Deterioro de la autoimagen. Cambios en los hábitos de sueño o alimentación. Mostrar ira, angustia incontrolada o hablar sobre la necesidad de vengarse. Si detectas alga una de estos síntomas (en ti o algún cercano) es tiempo de BUSCAR AYUDA PROFESIONAL…¡Rápidamente!. No te quedes en silencio. ¿Conoces algunas otras formas de prevención en esta área? Puedes unirte a la conversación en mi fanpage de Facebook haciendo click más abajo.
Si quieren leer el artículo completo publicando en el diario La tercera puedes hacer click en este link: https://www.latercera.com/nacional/noticia/ministerio-salud-prevenir-suicidio/571073/