Liderando como Jesús 2/ Dependencia

Tiempo de lectura: 3 minutos

Generalmente comenzamos nuestras reuniones, proyectos o ideas con una oración casi por costumbre . Esta oración puede ser algo así como: «Señor bendice todo lo que vamos a hacer». Pero ¿Es esto realmente ser dependientes de Dios de la misma manera como lo hacía Jesús?

¿Será que muchos de los errores y desaciertos que cometemos en nuestro liderazgo son porque no tenemos una real dependencia del Padre?

Jesús dependía directamente del Padre:

“Entonces Jesús explicó: «Les digo la verdad, el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta; solo hace lo que ve que el Padre hace. Todo lo que hace el Padre, también lo hace el Hijo,”
‭‭Juan‬ ‭5:19‬ ‭

Si Jesús mismo les enfatizó esto a sus discípulos ¿cuánto más deberíamos practicarlo nosotros?

A continuación te comparto algunas ideas de como crecer en esto de la dependencia de Dios en nuestro liderazgo:

1.- Conoce su palabra

Hay veces que nos desesperamos en encontrar una respuesta cuando en realidad la tenemos al alcance de nuestras manos. Muchas de las preguntas, consejos u orientaciones que necesitamos en nuestro liderazgo ya están contenidas en la Biblia. El problema es que si no comprendemos (o creemos) que la Biblia es una fuente de recursos para nuestra vida y el liderazgo que nos toca ejercer, nunca la usaremos como tal.

Por ejemplo, un gran recurso para el liderazgo en la Biblia el el libro de Proverbios. Ahí encontramos muchos consejos de cómo relacionarnos con otros, como resolver conflictos, como prevenirlos y como tomar decisiones. También nos servirá observar como Jesús tomaba sus decisiones en el ministerio. O como (y por qué) Pablo le dio algunas orientaciones a las iglesias.

La Biblia tiene muchos recursos para nosotros. Tal vez no encontremos la respuesta exacta a la situación con la cual nos estaremos enfrentado, pero si lograremos observar los principios básicos y esenciales para actuar.

2.- Pregunta

Es algo básico pero no tan obvio. ¿Cuántas veces efectivamente como líderes nos detenemos a preguntarle a Dios por su orientación respecto a las situaciones que enfrentamos? Jesús mismo nos enseñó a pedir teniendo la convicción de que el Padre nos escucha (Mateo 7:7). La verdad es que la mayoría de nosotros comenzamos nuestras planificaciones, reuniones, proyectos con una oración «standard» pidiendo la bendición de Dios sobre lo que haremos. ¿Pero nos detenemos intencionalmente para preguntarle a Dios si nuestro plan está en sus planes?¿Nos detenemos para estudiar la palabra y preguntarnos a la luz de ella si es coherente nuestra idea con sus ideas?

3.- Escucha

Es muy descortés preguntar algo y luego no escuchar. Pero tal vez más veces de lo que nos damos cuenta hacemos esto con Dios.
Dios nos habla de diversas maneras. La más potente es a través de su palabra. Pero también nos puede hablar a través de un consejo, de la conversación con un experto en el área, o de alguna circunstancia específica.
Pero sin lugar a dudas Dios puede hablar directamente a nuestro corazón y mente. Aquí debemos contestar la siguiente pregunta: ¿Nos detenemos como líderes a escuchar lo que Dios tiene para decirnos? Yo soy bastante orientado a la acción y muchas veces me cuesta detenerme a escuchar. Pero las veces que lo he hecho, he comprobado de manera clara como Dios efectivamente se comunica con nosotros.

4.- Obedece

Si queremos seguir el ejemplo de Jesús como líder, no nos podemos quedar en la teoría de la información. El efectivamente hacía lo que veía hacer al Padre. Si Dios nos ha hablado con claridad debemos actuar. Debemos ser osados y no tener temor. Debemos ser obedientes. Un liderazgo al estilo de Jesús escucha para obedecer. No para quedarse quieto.

Preguntas para profundizar:
1. ¿De que maneras practico actualmente la dependencia a Dios en mi liderazgo?
2. ¿En cuáles de los aspectos mencionados debo aún crecer más?
3. ¿En que proyecto o decisión específica por la cuál estoy pasando como líder debo depender más del Padre?

RelatedPost

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.