Cargados y cansados

Tiempo de lectura: 5 minutos

Ayuno de Daniel, semana 1

28 Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. 29 Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma.30 Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana».

Mateo 11:28-30

Uno de los desafíos que descubriremos a medida que buscamos mayor intimidad con el Padre, es que tenemos varias cosas de las cuales comenzar a despojarnos y que pueden estar afectando nuestro crecimiento espiritual. Pueden ser pesos que hemos ido acumulando por medio de las preocupaciones de la vida, pensamientos que nos agobian, sentimientos causados por relaciones desgastantes, etc.

Si te ha tocado caminar un buen tramo con un gran peso sabrás que es muy agotador. Recuerdo más de una vez que he ido de compras y me han dado una bolsa plástica mucho menos resistente para el peso que levaba en el interior. Probablemente también te ha pasado: a medida que caminas, el plástico se va estirando en tus manos hasta casi llegar al punto de cortarse. Generalmente nuestras manos quedan marcadas con las líneas del plástico produciendo dolor e incomodidad, sumado al misterio de si la bolsa se romperá finalmente y todo terminará tirado en el suelo. 

¿Has caminado mucho tiempo en tu vida con alguna carga sobre tus hombros? Tal vez como en el ejemplo anterior sientes las consecuencias de tratar de avanzar por tu propia fuera por muchos meses o años. Jesús en Mateo 11:28-30 nos invita a ir a él en búsqueda del descanso que necesitamos.

Sin embargo, Pero es interesante el símbolo que utiliza: Un yugo. Para los que vivimos en ciudades tal vez nos sea desconocido este aparato. En realidad es una especie de tronco de madera que se amarra sobre dos bueyes a la altura del cuello para unirles en un mismo esfuerzo y lograr guiarles de manera más efectiva al mismo tiempo que tiran de la carga en alguna carreta u otro peso.

Me resulta interesante pensar porque Jesús no usó, por ejemplo una cama, una silla o un cojín para descansar. ¿no está acaso hablándole a los cansados y agotados? ¿por qué usar como símbolo una herramienta de trabajo? Creo que pueden existir varias razones pero una de ellas es porque Jesús nos está mostrando que no solo nos ofrece un descanso pasajero, sino que nos ofrece su compañía para el camino. No solo nos dice que nos proveerá de descanso, sino que irá al lado nuestro guiándonos con humildad y ternura.

No nos dice qué nos sacará del camino (que es lo que muchos tal vez esperaríamos) porque en realidad es en el camino difícil de la vida donde muchas veces crecemos más. No nos dice tampoco qué caminará el camino por nosotros.

Sí en cambio nos dice y promete que estará con nosotros. Al lado nuestro, haciéndole honor a su nombre Emanuel, que significa Dios con nosotros. Él nos podrá guiar así  con su yugo ligero. Lo único que  debemos hacer es acceder a la invitación de ponernos al lado suyo y remplazar nuestra carga por su ayuda. 

¿Cómo ir a Jesús en búsqueda de descanso?

Una de las formas de acudir a él en oración. esto en la práctica será entrenarnos para que cada preocupación, en vez de que se convierta en un abono para pensamientos ansiosos, sea un motivo para orar.

Para avanzar en esto nos ayudará, por ejemplo, memorizar algunos pasajes de la Biblia que remplacen otras formas de pensar . Aquí te dejo algunos ejemplos que te pueden ayudar a tomar el yugo de Jesús:


Cuando estoy ansioso:

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. 
Filipenses 4:8


Cuando me sienta debilitado para mi trabajo u ocupación diaria:

 9pero Él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.
2 Corintios 12:9


Cuando estoy preocupado de las decisiones que debo tomar para mi futuro:

8El SEÑOR dice: «Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti.
Salmos 32:8


Cuando esté en medio de una persecución o problemas

31¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?
Romanos 8:31


Cuando estoy preocupado por el bienestar de quienes amo:

11Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.
Jeremías 29:11


Cuando estoy preocupado de enfermedades o dolores:

15Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó. 16Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.
Hebreos 4:15-16


Cuando estoy en medio de sufrimientos que no comprendo:

Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; 4la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. 5Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.
Romanos 5:3-5


Cuando estoy en medio de una oración no contestada que está sustentada en las promesas de Dios:

»Así que les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. 10Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta.  
Lucas 11:9-10


Cuando estoy luchando en buscar la aprobación de los demás: 

3En cuanto a mí, me importa muy poco cómo me califiquen ustedes o cualquier autoridad humana. Ni siquiera confío en mi propio juicio en este sentido. 4Tengo la conciencia limpia, pero eso no demuestra que yo tenga razón. Es el Señor mismo quien me evaluará y tomará la decisión.
 1 Corintios 4:3


Cuando esté pasando por una necesidad económica:

26Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?Mateo 6:26


Cuando pienso que estoy solo(a)

10Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el SEÑOR me recibirá en sus brazos.
Salmos 27:10


Cuando vuelva a confiar en mis obras para ser aceptado por Dios:

8Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. 9La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo. 10Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.
Efesios 2:8-10