Aplicaciones y sistemas operativos: ¿Por qué los programas de discipulado a menudo fallan en la iglesia? (por Tim Addington)

Les comparto el siguiente artículo tomado del blog de Tim Addington. (para ir a la fuente original en inglés, click aquí)

——–
apps-marketplace-people-icon-heads-17934747Todos sabemos que el mandato de Jesús de ir y hacer discípulos.También sabemos que, en general, la iglesia ha hecho un mal trabajo de ayudar a que las personas se convierten en auténticos seguidores de Jesús.Somos buenos en culturizar a la gente en nuestras subculturas evangélicas, pero no tan buenos en promover transformación real que es lo que describe Jesús y el Nuevo Testamento. 

Defino un discípulo como alguien que entiende la gracia y que la extiende  a los demás, que piensa como Jesús piensa y luego alinea sus prioridades con las de Él, y que ve a la gente como él los ve y los ama como Él los ama. Es la transformación de los corazones, mentes, estilo de vida y las relaciones. 

La pregunta es, ¿por qué esto no sucede más a menudo? Tenemos que reconocer que la transformación no es fácil y siempre es una obra del Espíritu Santo con nuestra cooperación. La vida en Jesús es un proceso de vida. 

Sin embargo, creo que hay otra cuestión que produce un cortocircuito en el proceso. Como las personas buscan un programa para todo, a menudo diseñamos especies de APPS (aplicaciones) que sirvan para hacer discípulos – como las  aplicaciones que descargamos a nuestro IPad, tablet o teléfono celular- Entonces le pedimos a la gente que compren el App (participen) y los ponemos a trabajar en esto con la esperanza de que van a salir de alguna manera como mejores discípulos. 

El problema es que el discipulado nunca puede estar relacionado con una app (aplicación) o programa. Más bien, debe ser incorporada en la estructura de nuestro «sistema operativo» como una iglesia. Todo lo que hacemos debe ser diseñado intencionalmente para ayudar a que la gente se mueva hacia la transformación del corazón, la mente, el estilo de vida y las relaciones. Ningún ministerio está exento. Ningún programa puede hacer discípulos, pero la iglesia si lo puede hacer,  si el discipulado esta entretejido en todo lo que hacemos. 

Hágase esta pregunta. ¿Hay formas específicas que hacen que todo lo que hace en la iglesia esté diseñado para hacer verdaderos discípulos?¿Cree usted que su diseño está funcionando bien y se puede apuntar a resultados tangibles? ¿Podría describir su estrategia a mas parecida a una aplicación o a un sistema operativo? Por último, ¿su gente sabe cómo se define un discípulo maduro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.