6 Maneras de ayudar a un amigo que está pasando por un duelo

man-sitting-alone
Hace algún tiempo atrás una persona que había pasado por la perdida de una persona muy importante en su vida compartió este artículo escrito originalmente en inglés en su Facebook.

Me pareció que que el artículo entregaba herramientas prácticas, desde la experiencia de una persona que había experimentado un duelo, para acercarse y acompañar a personas que pasan por momentos de dolor.

Muchas veces, ya sea con buenas intenciones o por nerviosismo, las palabras que decimos para «consolar» o «acompañar» en momentos de duelo no son las mas adecuadas.
Tal vez tu has pasado por un momento de dolor y puedes compartir desde tu propia experiencia para enriquecer este artículo. ¿Podrías dejar algunos comentarios al final? ¡Gracias!  

Aquí les dejo el artículo traducido…

Publicado originalmente en www.relevantmagazine.com
Titulo original: «6 Ways to Help a Grieving Friend»

19 de septiembre de 2016
Autor:
 Sam Altis 

Hace dos años soporté, lo que fue la época más dolorosa de mi vida. Después de una serie de problemas de salud , mi padre murió repentinamente.
Mi experiencia de dolor me había formado de manera profunda que todavía estoy descubriendo, pero una de las cosas que más me ha sorprendido es ver a otra gente afligirse con tu dolor. Al consolar a un amigo afligido, todo el mundo tiene buenas intenciones. Lamentablemente, las buenas intenciones a menudo no reflejan la acción amorosa, servicial, y cuando estás afligido, no tienes la energía para ver las buenas intenciones. Así que, al reflexionar sobre mi propia experiencia de la pérdida, aquí te dejo algunas cosas que puedes hacer por un amigo que ha perdido a alguien que amaba profundamente

1- No trates de arreglarlo.

Recuerdo estar parado recibiendo las condolencias por la muerte de mi papá y aguantando una cadena de interminables buenas intenciones, como el clásico:
“Él está en un lugar mejor» o «lo veras de nuevo algún día”.
Entonces una desconocida se acercó y dijo algo totalmente diferente : «Esto no se sentirá mejor, pero si se sentirá diferente». Aquí está lo que fue tan impactante sobre esa afirmación: ella no estaba tratando de arreglar cualquier cosa. La mayoría de las cosas que decimos a un amigo afligido es para intentar suavizar su dolor. Pero la pena no tiene que ser suave, y tienes que saber soportarlo. En cierto sentido, nunca desaparece, tal vez se atenúa con el tiempo, pero siempre está ahí porque amábamos a esa persona que hemos perdido. Piensa lo que le dices a un amigo afligido, asegúrate de no tratar de atenuar su pena.

2-  Hacer algo tangible y simple.

Hubo días en las semanas que siguieron a la muerte de mi padre que me sentía particularmente abrumado. Estaba agotado, indescriptiblemente triste y sufriendo con una intensidad que no sabía que fuera posible. Y luego llegó un paquete en el correo. Los adolescentes con los que trabajo me hicieron una tarjeta donde me invitaban a una comida. Pude sentir su amor en esta sencilla expresión, y me dio suficiente energía para continuar.
A menos que te sientas particularmente horrible, siempre piensa las cosas que decimos a nuestros amigos en duelo, es mejor hacer actos tangibles de amor por ellos: comidas, tarjetas animándolos. Así que si estás perdido con las palabras, no digas nada, simplemente haz algo simple.
Llevar un café a la mesa, sentarte a su lado, va a sentir tu amor en la acción y sabrá que lo  acompañas en su dolor y que es es lo mejor que tienes para ofrecer.

3-  Pregúntele a la persona que perdieron.

Después de la muerte de mi padre, mi esposa y yo fuimos a cenar con unos amigos. Después de unos minutos, hubo un silencio pensando: “que decir”. Entonces mi amigo hizo la pregunta : «Cuéntame sobre tu papá».
Al hablar con un amigo afligido te puedes sentir como si estuvieras caminanando a través de un campo minado.
No quieres decir algo que desencadene una nueva ola de dolor o daño a la persona porque decir algo equivocado. Esto, casi siempre, parece traducirse en evitar mencionar el ser querido que se perdió ya que pareciera ser lo peor para alguien que siente dolor. Cuando tú has perdido a alguien, quieres aferrarte a ellos de cualquier manera que puedas. Esto es a menudo lo haces hablando de ellos con los demás. Es increíblemente reconfortante compartir acerca de la persona que has perdido. Da a tu amigo la oportunidad de hacerlo.

3- Ser lento para comparar.

Tengo muchas conversaciones en la mente que surgieron a raíz de la perdida de mi papá pero si me recuerdo de una en que el tema era la  “comparación”.
Mucha gente dice cosas como, «sé cómo te sientes, yo perdí a un tío», o «sentí lo mismo cuando mi novio rompió conmigo». Esto es bien intencionado, pero generalmente bastante inútil. Cuando traemos nuestra propia experiencia con el dolor a un amigo que ha perdido a alguien, estamos buscando empatía. Por desgracia, lo que a menudo terminamos haciendo es reducir al mínimo la singularidad de su pérdida. Cada dolor es diferente porque cada persona y relación es diferente. Si deseas mostrar empatía hazlo sin comparación. Trata de identificar las sensaciones que sentiste en tu propio dolor y pregúntale a tu amigo cómo está manejando esos mismos sentimientos. Con este simple acto estás diciéndole: «No estás solo» pero a la vez evitas la comparación de las pérdidas.

4-  No les impongas expectativas para su duelo.

Quizás el mayor acto de amor que he recibido en mi dolor vino de cómo mi esposa caminó junto a mi en ese tiempo. A raíz del dolor que me golpeó, respondí con todo. Desde la ira , hasta las lágrimas, pero mi esposa se sentó conmigo sin criticarme. Nunca me cuestiono por cómo yo estaba respondiendo. Ella estaba triste igual que yo pero estaba a mi lado, y esto era todo lo que necesitaba de ella.
Ya que nos preocupamos profundamente por nuestros amigos en duelo a menudo imponemos nuestras expectativas en su dolor. Queremos que no esté de mal humor o tan angustiado por lo que nos dicen cosas como: «No estés tan enojado» o “ no deberías decir cosas como esas.» Cuando hacemos esto realmente podemos lastimarlos a ellos u a otros. Debemos dejar que nuestros amigos vivan su duelo. No hay ninguna manera correcta de llorar. El dolor golpea a todos diferente y cada persona va a reaccionar de manera distinta.

5-  Deja que la conversación «acerca-de-Dios» venga de tu amigo y no de ti.

En serio. Sé que suena extraño pero es cierto que el dolor nos hace sentir pequeños e indefensos por lo que a menudo tratamos de invocar a Dios para mantener a la persona afligida más controlada.
Muchas veces las cosas que dices acerca de Dios pueden hacer una herida profunda en nuestros amigos en duelo. Tú no sabes lo que esa persona siente acerca de Dios en ese momento e imponer tus creencias o incluso si le lees las escrituras le puedes causar ira, confusión y un rechazo espiritual a largo plazo. Si deseas que la persona sienta la Presencia de Dios, tómale las manos para que sienta tu amor. Cuando dices algo a un amigo afligido asegúrate que no sea tratar de profundizar más su pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.